INICIO      EMPRESA      PRODUCTOS     SERVICIOS      PORTAFOLIO   OBRAS   CONTACTO
Santiago de Chile - 02 641 35 37 - Terreno: 86452949 (WASAP +56976269209) - ventas@aireacondicionadochile.com

HORARIO DE ATENCION LUNES A VIERNES DE 9AM A 18.30PM - SABADO DE 9AM A 14HRS

CALDERAS

- Calderas murales
- Calderas convencionales
- Calderas pie fierro fundido
- Calderas pie chapa de acero

MANTENCIÓN DE CALDERAS

A través del presente artículo se desea llamar la atención sobre
la importancia de realizar mantenciones periódicas a las
calderas y a la vez describir los trabajos que en éstas deben
ser considerados.

A pesar de la importancia que tienen las calderas en los procesos productivos y
la gran proporción que tiene el costo del combustible en el costo final de los
productos elaborados por una empresa, los recursos generalmente destinados
a la adquisición y conservación de estos equipos son los menores posibles.
La decisión de cual caldera será adquirida normalmente atraviesa por
seleccionar aquella cuyo precio sea el menor, dejando de lado la confiabilidad
en el suministro de vapor, los costos de operación y el respaldo técnico del
fabricante.
Tanto la confiabilidad en el suministro de vapor, como la eficiencia térmica
tienen asociado un costo, que resulta significativamente más importante que el
costo inicial.

A modo de ejemplo, una caldera de 12 ton/h de generación de vapor tiene un
costo de aproximadamente US$ 150,000.00 y un costo operacional de
aproximadamente US$ 800,000.00 por año (considerando una disponibilidad de
75 %). Una diferencia de solo un 1 % en la eficiencia térmica respecto de otra
caldera, se traducirá en una diferencia de US$ 8,000.00 en el costo operacional
anual, equivalente a un 5,3 % de valor del equipo. Es decir, una diferencia e
precio de 10 % entre calderas, será recuperado al cabo de solo 2 años de
operación.
Ni hablar de los costos asociados a la confiabilidad en el suministro del vapor,
donde en ciertos procesos productivos la falta de vapor por algunas horas,
puede traducir en un costo cercano al valor de una caldera nueva.
Tal como ocurre con los montos destinados a la compra de de una caldera, los
dineros asociados a la mantención de estos equipos no son muy holgados y en
muchos casos no alcanzan para cubrir las necesidades de repuestos y mano
de obra.